La traducción de correspondencia, tanto formal y comercial como coloquial, exige ciertas reglas y conceptos como p.ej. encabezado y despedida. Hay que tener en cuenta al estilo – que sea adecuado y entendible para el receptor –, siempre conforme con los aspectos culturales.