La localización o regionalización consiste en adaptar productos o contenidos a una determinada región y cultura. La mayor parte de este trabajo reside en la traducción pero con tareas adicionales importantes como el cambio de formatos de fechas, moneda, calendario y cualquier otro elemento cultural.

Productos localizados son por ejemplo contenidos de páginas web, de software o de juegos.